lunes, 19 de marzo de 2012

114AVNV









114AVNVXCRSC
De la chistera mágica de Doncomic
hoy nos ha salido nada menos que una
de Zane Grey .

ASÍ ESCRIBÍA ZANE GREY . En un principio no podía dominar sus ideas y mil sensaciones diversas acudían en tropel a su mente. El traqueteo del tren; la sensación de hallarse perdida; el pateo de caballos al galope; la imagen de la faz de su hermano tal como recordaba haberla visto por última vez cinco años antes; una larga hilera de mortecinas luces, el tintineo de espuelas; la noche, el viento, la oscuridad, las estrellas. Después, la sombría estación, el mejicano envuelto en su poncho, la desierta sala de espera, las débiles luces a través de la plaza, el rumor de las rítmicas pisadas de los bailadores y las risas estúpidas, la puerta abriéndose violentamente, la entrada del cowboy... No podía recordar su aspecto ni sus acciones, pero lo veía sonriente, frío, diabólico..., lo veía en un momento de arrebato; su atavío, su estatura, su físico, eran tan vagos como vistos en sueños. El lívido semblante del padre apareciósele luego, y esta visión condújole al mismo vago, tórpido e indefinible estado de espíritu subsiguiente al sobresalto del último disparo. Luego que hubo reaccionado, surgió claro y vívido el recuerdo de los restantes hechos ocurridos..., voces extrañas de hombres furiosos, una apagada detonación, un gemido de muerte, el desgarrador lamento de una mujer... Y Magdalena vio los grandes ojos trágicos de la muchacha y la frenética huida del caballo en la oscuridad, y la sombría figura del taciturno cowboy y las blancas estrellas que parecían observarles implacables.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada